Primer domingo de Adviento

La Semana Santa de Córdoba, la procesión del Santo Entierro y el Cristo de Gracia. Atribución del misterio.
2 diciembre, 2017
Concurso de Belenes
7 diciembre, 2017

Primer domingo de Adviento

Inmersos en el primer domingo de adviento, hemos procedido, un mes más, al desarrollo de nuestra charla de formación juvenil, de la mano del Padre Pedro Huerta.

Desglosando el credo cristiano, hoy nos hemos detenido en la figura de “Dios Hijo”, reflexionando sobre el Jesús que nosotros creemos. Debido al afán de la Iglesia por no dejar duda de que Jesús es hijo de Dios (y como tal, debe de ser digno de ese rango), a Jesús se le han atribuido tantos epítetos divinos que se nos olvida lo más importante, su lado humano. El Jesús, del evangelio es un hombre que nace en la más absoluta pobreza, ente pañales, adorado por pastores y magos (no precisamente los mejores vistos de la sociedad de ese entonces, sino justo lo contrario). Jesús es un hombre que ama, llora, ríe, se enoja, tiene tentaciones, dudas y sentimientos como cualquier hombre. Jesús nos enseña que se puede alcanzar la santidad en la tierra, siguiendo su ejemplo y su mensaje. Jesús viene al mundo para salvarte, y no es precisamente porque muere en la cruz por tus pecados y tú, como un mero observador, tienes ya el cielo ganado con esto. No. Jesús te enseña que el camino es la cruz, que esa cruz es el precio de seguirle a Él y defender su evangelio. Si Jesús no fuera un modelo de vida que pudiese ser imitado y alcanzado por los hombres, de nada habría servido su encarnación, vida y testimonio…