ASÍ LO QUISO TU GRACIA. Crónica Jueves Santo 2019

Nota de agradecimiento Jueves Santo 2019
21 abril, 2019
Cruz de Mayo 2019
25 abril, 2019

ASÍ LO QUISO TU GRACIA. Crónica Jueves Santo 2019

Nuestro Titular ya se encuentra postrado en su Capilla, desde donde seguirá bendicendo a Córdoba, su guion que brilló con luz propia en el Altar de insignias, también aguarda en la sala de exposiciones la llegada de una próxima fecha procesional.

ASÍ LO QUISO TU GRACIA

La tarde se teñía de nubes grises y un aire frio no vaticinaba nada bueno para este Jueves Santo.

​En el interior de la Templo Trinitario se acomodaban en orden el cuerpo nazareno, que este año batía un nuevo record, en cuanto a número se refiere, unas 380 papeletas de sitio se repartieron si atendemos a los hermanos cubiertos, esclavinas, mantillas y servidores.

​Entre tanto el centenar de hombres que forman la cuadrilla de la Gracia, se habían terminado de apretar la faja y ajustar el costal para la brega que tocaba, si su Señor así lo quería.

​Y otros tantos músicos ya tenían en sus manos sus instrumentos perfectamente afinados para poner la banda sonora a tan celestial película.

​Como en anteriores ocasiones he recordado, pocas cofradías pueden presumir de poner a casi 600 feligreses  en la calle bajo una misma advocación, casi 400 de cortejo, 100 costaleros y más de un ciento de músicos. Como dicen mis hermanos del Rescatado, algo estamos haciendo bien en el Alpargate.

​Cofradía hermana del Rescatado, a la que un año más tengo que agradecerle su cercanía y colaboración y por supuesto el precioso regalo de cedernos su capilla con el fin de montar allí nuestro Altar de insignias. Y como no, agradecimiento extensivo a la comunidad de Padres Trinitarios que nos ofrecen todo tipo de facilidades para poder montar nuestro guión y nuestro cortejo en nuestra Iglesia, cosa que,  hace no muchos años, era impensable.

Pero apremiaba la hora, las noticias se agolpaban, las cofradías hermanas del día notificaban sucesivamente la suspensión de sus Estaciones de Penitencia.

​Instantes de nervios y emoción en el interior del convento, un crio me miraba con esos ojos llenos de Dios, preguntándome ingenuamente:  -¿Vamos a salir, verdad?…, el abrazo sincero de un hermano, la cachetada cómplice de un familiar, momentos que solo podemos entender entre los que profesamos esa Fe y ese amor a nuestro Titular.

​E inexorablemente, el reloj marcó las 7 de la tarde, había llegado nuestra hora, urgía tomar una decisión. Lamentablemente, los últimos partes meteorológicos lejos de despejar nuestras dudas, auguraban una velada con alto riesgo de precipitaciones, por lo que optamos por tomar la decisión más sensata, más realista, aunque la más dolorosa. A las 7 y cinco el Hermano Mayor se dirigía a su cofradía para comunicarles la suspensión de nuestra Estación de Penitencia.

​Momentos de dolor y desconsuelo, ahora los abrazos eran entre los hermanos, costaleros, nazarenos y músicos, el mismo crio que antes me preguntaba, ahora lloraba en brazos de su madre, que tampoco podía contener las lagrimas que le resbalaran por sus mejillas.

​Se abrieron “las puertas del cielo”, que es como nosotros solemos llamar al portón del cocherón y una cantidad ingente de público se agolpaba tras ella, de tal manera que se perdía la vista más allá de la Avenida Barcelona. Córdoba, ahora sí, se postraba ante su divino Esparraguero.

​Para concluir, nuestra Agrupación Musical, nos regaló tres maravillosas marchas, dedicadas a nuestro Sagrado Titular: “Himno Santísimo Cristo de Gracia”, “Gloria Tibi Trinitas” y “La misión”, si para entonces, alguno de los presentes no había hecho uso del pañuelo, ahora no iba a tener más remedio, porque la emoción era incontenible.

​Y de esta forma, pasadas las 11 de la noche, se cerró el portón que linda con la antigua Puerta de Plasencia, para resguardar al Señor de la Vida y de la Gracia. Gracia que este año no pudo ser derramada por nuestra ciudad. Pero no dudéis, que un año más, Elseguirá asiéndonos a todos con sus enormes brazos, para que nuncanos soltemos precisamente de eso, de su GRACIA.

 

 

 

 

 

LISARDO JAVIER ROMERO MORENO

Rector de estación de penitencia