Formación

La Formación espiritual y cristiana es un aspecto esencial en nuestra Cofradía. En primer lugar, los actos cultuales son fundamentales y sirven para enriquecer la formación en la fe de nuestros hermanos a través de la Palabra de Dios y la Liturgia. De manera complementaria, a lo largo del año disfrutamos de varios ciclos de charlas de formación, abiertas en asistencia para todos los hermanos y que son impartidas por frailes de la casa trinitaria y sacerdotes allegados al seno de nuestra Hermandad. Estas charlas están dirigidas a vivificar la fe en nuestro señor Jesucristo, así como nuestro sentimiento de asamblea cristiana y grupo trinitario.

Paralelamente, la Cofradía se vuelca con la formación de los más jóvenes, poniendo a disposición de los mismos un grupo de catequesis de confirmación, impartida por miembros del grupo joven que ostentan mayor edad. Igualmente, atesoramos también de un grupo de formación de jóvenes (post-confirmación), dirigido espiritualmente por el Provincial de nuestra Orden Trinitaria y que se da cita cada mes del curso.

A nivel mediático, La Hermandad envía a sus hermanos anualmente un boletín en papel, tratando temas de formación, liturgia, caridad, estación de penitencia y datos de interés en el día a día de la corporación. Así mismo, se envían varios boletines digitales durante el año, a través de correo electrónico. De igual forma, ofrecemos a nuestros lectores el evangelio diario en nuestra página web y redes sociales.

Catequesis mensual para grupo de post-confirmación

En la tarde del pasado Domingo, un grupo de jóvenes de la Cofradía nos reunimos un año más para intentar atisbar el germen del cofrade, la esencia, la formación cristiana. De la mano de nuestro ministro provincial y amigo, Pedro Huerta, dimos el pistoletazo de salida a nuestras sesiones mensuales de catequesis para grupo de post-confirmación.

Este año, como no podía ser de otra forma, estas charlas de formación girarán en torno a un eje central, que no es otro sino el IV Centenario de la llegada de nuestro Titular. En este primer día, focalizamos en los datos bíblicos que explicar el porqué de la celebración jubilar en nuestra religión, su origen y sus diferentes modificaciones e interpretaciones hasta el nacimiento de Jesucristo. Comprendimos que el aniversario que estamos celebrando no es un acto externo, una salida procesional o unos cultos extraordinarios. Un año jubilar debe ser un “volver a nacer”; un reencuentro con Jesús; una reflexión, una mirada hacia nuestro yo interior, hacia nuestra historia; una búsqueda al qué hago yo aquí y cómo estoy viviendo mi fe cristiana. Vivir un gran aniversario no depende de los medios de comunicación y redes sociales, de unos cultos masivos, de una procesión magnificente o de una mayor obra social. Vivir un aniversario mayúsculo está en manos de todos y cada uno de los hermanos de la Cofradía del Santísimo Cristo de Gracia.